Posts etiquetados ‘política’

El auge del ciudadano “apolítico”
por Orlando Barone

El ciudadano apolítico es político y todavía más que el político.

Pero no lo reconoce, o lo que es peor: no lo sabe.

Se aparta de cualquier filiación partidaria agitando la bandera Argentina.

Aún votando lo hace a disgusto y enseguida que vota se arrepiente.

Si por él fuera el voto sería calificado. Y él se incluiría como votante.

Habla con desprecio de los políticos; y aún más de quienes están en funciones públicas.

Y proclama que ningún gobierno le dio nada y que es más lo que le quitan.

Es proclive a creer en cualquier dicho o rumor que descalifique a un gobernante o lo acuse de corrupto.

El ciudadano apolítico repite frases como que “los que no trabajan es porque no quieren”. “Los sindicalistas son una manga de ladrones”. o “ Aquí lo que hace falta es disciplina”.

Extraña el orden de las dictaduras. Y no entiende que haya que esclarecer tragedias del pasado.

El ciudadano apolítico se horroriza más por la inseguridad que por el origen social que la provoca. Se aterra más ante un delincuente morocho que ante uno rubio. Aún siendo él morocho.

Podría aplaudir un linchamiento sin juez, solo por sospechar del ajusticiado.

Reniega de los fallos que no condenen a cadena perpetua y desprecia a los abogados defensores.

Le atraen los líderes episódicos que enfrentan al poder público con rigor cívico; así como los líderes populares le parecen ramplones.

Cree en Dios, pero descree de quienes creen en otros dioses, o no creen.

Pregona no tener prejuicios contra nadie salvo contra los que se los merecen.

Piensa que hay demasiada inmigración que no es la apropiada. Considera también inapropiados a los homosexuales, travestis y prostitutas.

Sólo sale a la calle cíclicamente por arrebatos que él llama espontáneos, aunque se autoconvoque con intención por cadena de Internet o por teléfono. Nunca esos arrebatos expresan demandas laborales y nunca coinciden con los trabajadores.

Siente placer en demostrar descontento público. Y que esa demostración luzca diferente a las otras marchas de gente heterogénea y desordenada a la que traen de cualquier parte. Por eso protesta por el barrio; para que al lado suyo estén otros como él: no distintos.

Cree no estar ideologizado: no comprende que su apoliticismo es ya una ideología.

Solo sabe quienes son los enemigos: llevan la marca en el orillo: siempre hablan de la desigualdad y la pobreza.

Está seguro que el país sería mejor sin políticos, sin vagos , sin delincuentes, y sin razas indeseables. Pero no explica cómo lo conseguiría y quien estaría a cargo del diseño.

Acaso imagina un gran gerente nórdico, y un gabinete de técnicos impolutos que gobernaran con un barbijo.

El ciudadano apolítico presume estar en una posición neutra en el centro perfecto.

Pero está a la derecha.

Anuncios

Según el Diccionario labipolarización se define como:

…”Situación en la que la vida política está dominada por dos coaliciones de partidos más o menos homogéneas:
la bipolarización presenta cierta semejanza con el bipartidismo”.

Y se ve que eso es lo que ha pasado en las últimas elecciones. Que el quesito que nos presentan en los medios antes tenía cuatro o cinco colores visibles y ahora se ven dos y una tira de otro color que no se distingue muy bién…

Supongo que a quién le toque nos ilustrará sobre qué tiene de bueno o de malo, porque seguro que la cosa no queda neutra como no queda en ese estado nada que se relacione con la política.

De todas  formas es muy “interesante” -para no dejarnos tomar el pelo” escuchar a todas las fuerzas políticas decir que ellos, por vete a saber que rebuscado motivo, son los que han ganado. Ganado, beeee…

rosco.jpg abc.es

morente.jpg

No puede ser que personas normales y corrientes aguanten lo que aguantan los politicos cuando se sumergen en una campaña electoral.
En eso estará todo el mundo de acuerdo.
Entonces ¿que los hace diferentes?, ¿La ambición?, ¿una actitud de servicio?, ¿un algo inexplicable que les viene del mas allá?.
Yo creo que es un compendio de todo eso. Lo malo es que el reparto es desigual y así, unos son mas ambiciosos y otros tienen mas de inexplicable.
Por supuesto en común tienen el afán de soportar jornadas interminables en las que habran dado su mano a cientos de personas (¿están libres de contágio?), leido una docena de discursos, comido cinco veces porque han de quedar bién a donde vallan y en fin, recorrido cientos de kilómetros (en los ee.uu. miles) etc, etc.
¿Y no toman nada?…venga hombre!