El Funcionario y la Cliente.

Publicado: marzo 2, 2008 en buRRocrácia, cosas de la vida, criticas

Durante meses estuve peregrinando por médicos, urgencias de ambulatorios y de hospital.
Como mis analíticas no decían nada, todos los médicos, me recetaban pastillitas para ver la vida en rosa, ya que era un caso claro de “está como una puta cabra”.
(Dias más tarde, encontraron que tenía una enfermedad que por haber detectado tarde, estaba en estado severo. Unos días más y hubiera sido mortal).

Pero a lo que iba.
Estaba yo muy malita, cabezona y convencida de que me estaba muriendo, e insistiendo incansable en pedir ayuda.
Desesperada, me presenté en Atención al Paciente del hospital. Quería dejar por escrito la negligencia que en el fondo de mi ser,  sabía que estaban comentiendo y que ésta, no quedara impune. No moriría sin mi pequeña venganza personal.

Allí estaba él, el funcionario aburrido e indolente, a punto de limarse las uñas.
– Buenos días – dijo en tono soporífero
– Hola, verá, necesito ayuda. Me están matando y quiero que quede por escrito, bla,bla,bla… -dije despachándome ante aquel ser insensible que me miraba con cara de haba.
– Muy bien, rellene este papel en el pasillo – dijo pensando que era otra más que da el coñazo.
-¿Como que rellene este papel? pero ¿qué es esto?¿Como se atreve con el “Vuelva Usted Mañana”? Le estoy diciendo que me están matando.
– A mi no me levante la voz – dijo atrevido y chulito.
– Mire, no quiero alterarme, me encuentro muy mal.- le dije en un intento de no ponerle el ordenador de sombrero.
– Pues tiene que rellenar el papel y traerlo de nuevo – su cara reflejaba el “te jodes” a ver con quién te crees que estás hablando. Soy funcionario de carrera y tú una loca por muy muriéndote que estés.
– ¿Tengo que esperar de nuevo la cola? – dije suavemente en un intento de reconducir la situación y no meterle el boli por el culo.
– Por supuesto – dijo, esta vez, sintiéndose el puto amo.
– ¿Quién coño se cree para tratarme así? -dije furiosa – esto es ATENCIÓN AL PACIENTE. Usted debería de trabajar en ATENCIÓN AL RETRETE. Le recuerdo que su sueldo lo pago yo. – ya estaba yo como una moto (por mi enfermedad) y porque me puse cabronceta. Me estaban entrando ganas de morir allí mismo para darle un susto de muerte.
– A mi usted no me paga el sueldo – dijo más funcionario que nunca.
– ¿Cómo? – dije sabiendo que era la mía – Entonces le voy a traer mis impuestos y mi nómina a ver a quién coño estoy pagando entonces los sueldos. Además usted nunca ha sido examinado para el puesto que desempeña. ¿Alguien le ha enseñado a tranquilizar a un cliente?. Su carrera en este departamento vale una mierda. Es usted un incompetente, un burro, un ignorante y sobre todo, un mal trabajador que no merece el sueldo que le pago todos los meses. Está usted despedido.

Me quedé más ancha que larga al detectar como las manos,  le temblaban tanto,  que sentí lástima por él.
Era un pobre funcionario sin formación y deformado.

LaMaríaVengadora

Anuncios
comentarios
  1. María dice:

    También lo llevo al Blog.
    Es por lo de los fans.
    Gracias Xavi eres un sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s